Archivo | diciembre, 2013

El bolo de Navidad, Merry Christmas!!

UN CATARRO DE NAVIDAD CON FINAL FELIZ

Hace unos días me mostraba orgulloso y ufano de mi estado de salud, pensaba yo “que bien, llevas sin coger un simple catarro desde hace un par de años”… pues bien, el sábado pasado los virus por fin me encontraron y ¡toma, to pa ti!. En fin…

Llegó la Navidad y me encontraba yo imbuido en mi mismo, en esa nube particular del resfríado pensando que tendría que tocar sólo canciones de Bob Dylan por el tono nasal y si me quedaba afónico tiraríamos de Tom Waits. No se cuantos recursos farmacológicos y caseros existen para curar pero creo que me los aplicaron todos e incluso más.

Al llegar al local primera grata sorpresa de la noche. ¡Vaya cambio!, no se cuando fue la última vez que había entrado en el Eccos pero la sorpresa fue total. Tonos oscuros, luces y decoración tan sólo la mínima para denotar el buen gusto de Ricardo. Un escenario hecho a medida con todo lo necesario. La sala sin columnas y la barra a un lado. Se ha convertido en una sala de conciertos perfecta. El trato como siempre exquisito.

Empezaron a llegar Jesús Herrero, David Oliver, Jesús Pérez, David Velázquez y Diego Herrero, ellos me iban a apoyar durante el concierto. La prueba de sonido sencilla y rápida. La calidad del sonido de quitarse el sombrero. Gran equipo y gran técnico.

Cambiamos algunas canciones a última hora y cuando el público ya esta en la sala, sobre las diez de la noche empieza el concierto. Esta vez a parte de mis habituales Tom Petty, John Mellencamp, Bob Seger o Bruce Springsteen nos damos el placer de tocar temas de Hank Williams, Steve Earle (Gracias Pablo Surja por la mandolina), Lou Reed, Rodriguez, Johnny Cash, Roy Orbison y por supuesto la Creedence. También suena “Rojo” un tema de Groggy (el nuevo proyecto de los hermanos Herrero) algún tema propio del pasado y el estreno de varias canciones del próximo disco, lástima que Diego Esteban no pudo venir para ver como van quedando los temas en los que me ha hechado una mano, otra vez sera.

También sonaron varios temas navideños por supuesto, y en este apartado sin duda la estrella fue Diego Herrero cantando en solitario su tema “Navidad, navidad” abriendo los bises. Es una canción que parece una broma, más que nada porque es como nació. Pero es más pegadiza y mejor que la mayoría de los villancicos que nos agobian una y otra vez cuando paseamos por un centro comercial en navidades. Habría que plantearse el grabarlo en condiciones… jeje, y no es coña.

Fue una noche especial como debía ser. Un concierto poco habitual por la fecha y por el repertorio. Disfrutamos mucho, tanto que al acabar comentamos entre nosotros las ganas de repetir en este local. El público estuvo genial, relajado, divertido, colaborador y un detalle especial que no siempre se tiene, un público respetuoso que escuchaba en silencio los temas tranquilos y animaba en los rápidos. En fin, una gozada.

Sólo me queda agradeceros a todos los que vinisteis vuestro apoyo y por supuesto un abrazo para Ricardo por haber convertido su local en una sala de conciertos perfecta desde la que esta ayudando a mucha gente. Y lo de pinchar vinilos antes y despúes del concierto sigue sin tener precio. Un abrazo para todos!

Posdata: Echar un ojo a la sección de videos.

2 120131225_2233021 555629_629225870467823_1594591915_n 1484193_629225717134505_822357758_n 1544463_629226110467799_1286200465_n

Continue Reading

LOS SPIRITS!!!

DIOS MÍO!! ME SIENTO DESNUDO!!

No se cuantos conciertos he hecho en solitario, lo único que se es que desde hace diez años cada vez que me presento delante del público sólo con mi guitarra miro a mis lados y pienso “!!¿donde estan?!!”. El problema no es el tener músicos a mi alrededor que completen la música que voy a hacer, el problema es no tener a mis amigos al lado para apoyarme y compartir el momento. Esa sensación la he tenido con todos los grupos en los que he estado pero con los Spirits hemos vivido tanto que  llega un momento en que sobre el escenario todos somos parte de todos.

Spirits in the night nació por casualidad. La Mujer Cuchara ilustre grupo calamochino tocaba a final de 2002 en una sala de Zaragoza (Cadillac Café) presentando el CD “Luz verde”. Pocos meses antes había conocido a David Oliver, un “friki” de Springsteen, o al menos eso pense entonces (después he conocido a fans que lo superan hasta el infinito y más allá). Después de compartir nuestra pasión por el diablo de New Jersey (y otros cantantes del mismo palo) charrando en los bares decidimos que semejante vocación merecía que tocaramos alguna canción juntos, así pues aprovechando el concierto hicimos dos versiones de Springsteen “the price you pay” y empty sky”. De esta manera yo rompía un silencio, llevaba más de diez años tocando en directo y nunca había tocado ni una sola canción del Boss. Decían que mi voz era tan parecida que (tonterías de juventud) no quería que me pusieran ninguna etiqueta y así lo evitaba hasta ese día. El caso es que fue tocar esas dos canciones y la reacción del público fue tan apabullante que al acabar el bolo nos propusimos hacer un par de conciertos homenaje. En aquella época lo de los grupos tributo era algo muy raro, así que simplemente fue otro bolo más a preparar. (Un par de años antes habíamos hecho un concierto tributo a Creedence Clearwater Revival con 3000 personas de público con los Motor Perkins). Llegó el día del bolo en ese mismo Cadillac Café y para nuestra sorpresa la gente no cabía en la sala. La anécdota de aquella primera noche es que los vecinos se quejaron del ruido (y eso que era un concierto acústico) y vino la policía, el caso es que los municipales que vinieron también eran fans y en vez de cortar el concierto se quedaron a verlo, y sólo al acabar llamaron la atención al dueño…

Al día siguiente hubo que trasladar el concierto de local y tocamos en la sala Z, local en el que ya hemos repetido cada año durante once años. Después de aquello en vez de dejarlo estar como en otras ocasiones el proyecto siguió adelante sobre todo por el empuje incondicional de David. En esos días yo había reunido una banda para grabar mi primer disco en solitario y dado que era un sonido similar y era lo más lógico propusimos a los músicos formar parte del grupo. Al principio como algo puntual y después como una realidad. Diego Herrero ya estaba desde el segundo día (en realidad desde siempre, con Diego llevo desde 1989) los demás se fueron incorporando al proyecto. Héctor Salvador, David Velázquez y Jaime Lapeña. Después vendrían Gabi, Alan y Jorge aparte de otras colaboraciones puntuales.

Lo más curioso es que Spirits in the night nunca ha sido un grupo tributo a Bruce Springsteen. Es simplemente un grupo de rock´n´roll. Nuestros conciertos han mezclado todo tipo de clásicos del rock y han presentado mis canciones por toda España. Tocar las canciones del Boss nos gusta, disfrutamos y hacemos disfrutar al público pero especializarnos en él ha sido una cuestión de demanda. Hemos tocado en todo tipo de salas, desde 5000 personas hasta 20, del sitio más humilde al más grande e impersonal y lo hacemos porque nos gusta porque disfrutamos tocando. Pero nunca hemos intentado imitar nada, ni repertorio ni interpretaciones, de hecho para el ojo clínico nuestras versiones siempre tienen toques personales que poco tienen que ver con el original. Eso si, hay cosas que de tanto verlo  se te pegan y salen naturales, pero nunca se me ha ocurrido subirme al piano en equis canción porque Bruce lo haga, otra cosa es que en el concierto la gente lo pida dentro del jolgorio de la música y hagas cosas igual en ese momento dado por diversión. La música ha de ser algo vivo, no se puede salir al escenario con un guión estricto, de esa manera se pierde espontaneidad y el resultado se resiente.

Recuerdo en 2005 en un concierto en Vic en que el organizador nos pregunto que cual había sido el baremo para elegir a los músicos del grupo. Se llevó una sorpresa porque la respuesta fue que aparte de que obviamente los elegidos fueran músicos competentes lo más importante era formar un grupo de amigos. Esa es la única manera de luego sonar de una manera compacta en directo. Spirits in the night somos un grupo de amigos tocando juntos, nos conocemos y respetamos y nuestra relación va mucho más allá del escenario.

Dentro de un par de semanas voy a hacer un concierto acústico en Zaragoza el día de Navidad. Es un día en el que tener a la gente disponible puede ser complicado pero una vez más he querido rodearme de amigos, de los Spirits y de otros amigos músicos de siempre. En el mundo de la música es dificil encontrar honestidad y humildad, hay demasiados intereses creados, demasiadas envidias y demasiados prejuicios. Sin embargo debería ser todo lo contrario, la música es el medio para conseguir emociones compartidas entre el músico y el público y para eso hay que ser honesto consigo mismo y con los demás. Cuando se convierte en una carrera por ganar dinero o por ser “importante” es mejor olvidarse y colgar la guitarra porque en ese momento hermano dejas de ser músico y pasas a ser otra cosa.

El caso es que los Spirits in the night de alguna manera somos una familia, nos respetamos, nos queremos y nos encanta juntarnos para tocar. Lo importante es el vínvulo que nos une y que os voy a decir, no hay nada mejor en el mundo que estar ahí arriba, a veces incluso con problemas y poder mirar alrededor y ver a tus amigos. En ese momento te sientes bien, te sientes reconfortado, te sientes vivo, notas esa corriente de energía que corre entre unos y otros y sabes que hoy podras con todo una vez más. En fin, os quiero chicos.

Spirits in the Night

 

Continue Reading

La Molina – Segunda Parada

Hace algunos años solía ir bastante a la montaña. Recuerdo pasar varios días seguidos haciendo rutas en las que elegíamos un destino, al llegar nos apeábamos del autobús o tren y a partir de ahí se trataba de disfrutar de la naturaleza. En aquella época la acampada libre estaba permitida así que echábamos a andar por algún valle y cuando se ponía la el sol buscábamos algún lugar donde hacer noche. Por supuesto anécdotas hay mil pero el único denominador común a todas la salidas era la tranquilidad. Se trataba de fundirse con la naturaleza, el respeto empezaba por el silencio, nosotros eramos invitados en esos bosques, ríos y valles y siempre he pensado que en este mundo de locos la única manera de respetarnos a nosotros mismos es respetando lo que tenemos alrededor y en demasiadas ocasiones ese respeto se pierde por el egoísmo inherente al ser humano.

Así pues, sin tampoco querer proponerlo nuestros pasos casi siempre iban hacia donde no hubiera presencia humana. Eso no quiere decir que no viéramos a nadie más. Siempre era un placer encontrarse con otros locos andarines que respetaban el entorno. Pero tampoco nos vamos a engañar si buscas silencio, paz y sosiego en el momento en que varias personas se juntan puedes olvidarte de ello. Imagino que después de hacer tanto ruido a base de guitarrazos tengo que compensarlo y por eso me gusta tanto la tranquilidad.

El caso es que con esa premisa jamás había estado en una estación de esquí, el otro día fuimos a La Molina. La verdad es que ese traslado del barullo de una ciudad a la cumbre de una montaña aún esperándomelo me desconcertó bastante. No dejaba de preguntarme como todo el mundo se apelotonaba en el mismo sitio habiendo tanta montaña solitaria alrededor. Yo nunca he esquiado y dado el estado de viejas lesiones en mis piernas tampoco creo que me lance ahora. Por lo que me cuentan la sensación debe ser maravillosa y viendo las caras de la gente al bajar la verdad es que sentí un puntito de envidia (sana por supuesto jeje) así que creo que entendí un poco el asunto. Eso sí el estar sentados en la terraza del bar hablando con unos y otros disfrutando del sol y de ese ambiente vacacional fue muy divertido. Y bueno puestos a hacer ruido mejor hacerlo concentrándose en un sitio…. así que saque mi guitalele y me uní al para mi, curioso y novedoso barullo.

IMG-20131206-WA0006

IMG_20131207_110549

IMG-20131207-WA0009

Continue Reading

Sergio Gisbert & Amigos, 25 de Diciembre, Zaragoza

Concierto de Navidad!

Miércoles 25 de diciembre, 21:30 horas.

El día de Navidad en la sala Eccos de Zaragoza volveremos a casa para celebrar una fiesta. “En tan señalada fecha…” diferentes músicos subiran al escenario para ofrecer un concierto lleno de energía y buena música. Será en la Sala Eccos uno de los locales con más solera de la capital del Ebro y que actualmente esta apostando muy fuerte por la música en directo. Sonaran temas de diferentes músicos de la mejor tradición del rock americano más temas propios del pasado y del nuevo disco que está por salir al mercado. Os esperamos a todos!! y no os olvideis los gorros de Santa Claus!! Ho, ho, ho!!!

Concierto Navgidad copia

Sala Eccos – Zaragoza

Calle Sevilla 24

25 de diciembre de 2013

21:30 horas

Entrada 3 euros

Continue Reading