Archivo | Sergio Gisbert

Tocando en la Z

No tengo muy claro cuando fue la primera vez que toque en la sala Z de Zaragoza. Creo que fue en 1996, pero como ya digo no lo tengo muy claro. El caso es que es de esos lugares en los que logicamente me siento como en casa. A parte de tocar son innumerables las veces que he estado allí tomando copas.
Este septiembre toqué allí en acústico y dos semanas más tarde con los Spirits en nuestro tradicional concierto del Pilar. El plan de los dos fue el mismo. Venir corriendo a Zaragoza para llegar a la prueba de sonido en la que Estebán no para de hablar, argumentar y quejarse de todo entre risas. Cenar un poquejo en algún local cercano y empezar el bolo.
El acústico sin embargo empezaba muy tarde, a las doce de la noche así que dio más tiempo para la cena. Fue la primera vez que presentaba en Zaragoza el formato de concierto acústico que hago desde hace un par de años. El sonido fue excelente y la gente por lo general respetuosa (siempre es difícil hacer un acústico la noche del sábado…). En esta ocasión presentaba mi nuevo disco “Loose ends”, aunque hay que decir que sonaron más canciones de “Salvaje Jack” que todavía no tengo editado. Fui alternando guitarra, banjo y mandolina y al final bajo el peso de las peticiones el concierto se decanto hacia el cancionero springstiniano como es habitual. Todo genial.
El concierto eléctrico en su 12 edición fue una vez más una locura. Celebrabamos además el 25 aniversario del club The Stone Pony y el ambiente y el llenazo en la sala era apabullante. Más de tres horas de concierto en las que acabamos sudorosos y agotados pero tremendamente satisfechos.
Vino gente de todas partes, algunos haciendo hasta cinco horas de coche, gracias muchísimas gracias a todos, gracias también a los del Stone Pony y a la Sala Z por acogernos una vez más.
Y gracias especiales a los que venis año tras año que ya somos familia!

Video del acústico:

Video del eléctrico:

Spirits sala z 1

Continue Reading

Los Spirits en Soria

Nunca habíamos tocado en Soria capital y la verdad es que hasta yo ya empezaba a dudarlo de las veces que me lo preguntaron, pero si, el 13 de septiembre los Spirits in the night tocaron en Soria capital y fue genial.

Alberto vino a vernos a la sala Z y quiso tenernos para cerrar la temporada de verano. El lugar, Sotoplaya, junto al Duero en Soria. Un sitio precioso, al aire libre con el río a no más de 10 metros. Sin embargo todo estaba supeditado a que el tiempo fuera benigno. Existía la posibilidad de suspender si las previsiones eran muy malas, al final había duda de si llovería o no, aun así todo siguió adelante y la valentía tuvo su merecido triunfo porque todo salió a las mil maravillas.

Durante unos días al hacer publicidad del concierto la gente me preguntaba si era en la misma capital, imagino que al decir que era en Sotoplaya daba a pensar que se trataba de un pueblo. El caso es que no se las veces que tuve que confirmar que era “en el mismo Soria”.

Esta vez iríamos siete músicos, la banda al completo incluido nuestro querido Jaime “Chisme” Lapeña. Antes de llegar ya en carretera Héctor me mando un uasap preguntándome si era en el mismo Soria…

La prueba de sonido fue satisfactoria, Carmelo el técnico un buen profesional, todo nítido y clarito. Mientras probabamos el Atleti y el Madri jugaban por la tv, la gente nos miraba con cara de “¿que hacen aqui los raros estos haciendo ruido?, ¡que no me dejan ver el furbo!”.  Bajamos del escenario y cenamos con tranquilidad en el repito, maravilloso paraje. Cuando acabo el partido quitaron las mesas para el concierto y yo mucho me temí que la gente se quedase alejada del escenario. Había unas 200 personas, no demasiado. Nos armamos de valor y empezamos a tocar.

El sonido es bueno y las canciones suenan potentes. A la media hora llega Hungry heart, los focos no me dejan ver al público. Les digo a los Spirits que mejor la dejamos para otro día. Me dicen que no, que les apetece y la empezamos a tocar, llega el primer estribillo y sorpresa, oigo cantar a la gente. Me echo la guitarra al costado y me voy a las escaleras que hay frente al escenario más allá del umbral de los focos y… se han multiplicado! hay gente por todas partes!. Más feliz que un niño con una guitarra eléctrica hago corear a la gente sin parar. La noche acompañaba, buen clima y las dos cosas que más temía nos respetaron, por un lado los mosquitos que pensaba que nos acribillarían bajo los focos al estar junto al río y sobretodo la humedad, que haberla la había pero nada exagerado. De esta manera pudimos disfrutar y mucho. Dedicamos una canción para Quim y el concierto a Olga por su cumple. El resto fueron risas, cantos y mucho rock´n´roll. Disfrutamos mucho mucho.

Al acabar salude a Oscar, uno de nuestros fans más fieles desde aquel lejano concierto en Muro. Diego también ando rato saludando, estuvo trabajando en Olvega que esta ahí al lado y bueno, todos disfrutando del rato con unos y con otros y recenando de paso que los bocatas estaban muy buenos. En ese momento nos dicen que había 2000 personas viendo el concierto, impresionante, me quede clavado. Nos despedimos de Alberto y familia (mil gracias por todo) y salimos hacia Zaragoza.

Al día siguiente al volver hacia casa teníamos una parada obligatoria. Ibamos a recoger a Sam, nuestro nuevo chico peludo. Para ello tuvimos que atravesar una tormenta de granizo de no te menees en Lleida y llegamos a casa tarde, agotados pero muy contentos.

Posdata: El concierto fue en Soria capital, si si allí mismo, en el mismo Soria.

IMG-20140914-WA0013

IMG-20140914-WA0015IMG-20140914-WA0016

 

IMG-20140914-WA0017

IMG-20140914-WA0018

Sam

Continue Reading

Una noche en Almacelles, perdidos en la carretera

Almacelles. Reconozco que me costó varios días pronunciar bien el nombre del pueblo jeje.

A principios de este año hice un concierto en Monzón. Aquel día entre el público había gentes del vecino pueblo de Almacelles, poco después contactamos por las redes sociales y conocí a Nuria, Jesús y Neto. Y nos volvimos a ver en Vilanova y Preixana. Gentes estupendas con las que da gusto tratar y que querían que fuera a tocar a su pueblo, y como el interés era común el pasado 6 de septiembre se hizo realidad.

Ese día se celebraba el primer festival de Vilot en Almacelles. Me contrataron para abrir el concierto así que calculando las nueve de la noche para la prueba de sonido iniciamos la ruta. Llegamos allí sobre la hora y después de saludar a nuestros amigos y a la organización (gracias Montse) decidimos ir a cenar para hacer tiempo. El caso es que querían llevarnos a algún lugar especial pero la mayoría de los restaurantes estaban cerrados por vacances… así que nos sentamos en la única terracita abierta y pasamos un rato muy agradable.

A la vuelta al recinto hago una prueba de sonido rápida y me permito ensayar el tema “All the roads” de Bob Seger, que todavía no ha sido editado pero me la han pedido para tocarla en Zaragoza y tirando de youtube la hemos podido adaptar. Al bajar del escenario sorpresón grato, Nuestros amigos Lidia y Tete han hecho casi dos horas de carretera para venir al bolo (os debo un concierto gratis). Ya llega la hora y subo al escenario.

Hace buena noche, la gente esta un poco desperdigada pero en seguida empiezan a animarse. Voy variando el repertorio sobre la marcha, eso si, hoy es un repertorio corto de apenas una hora y cuarto. Hay un momento en el que casi me parto de la risa, mientras estoy tocando un ritmo country dos valientes empiezan a bailar frente al escenario pero al estilo maquinero. Yo les voy marcando el ritmo con golpes secos y de vez en cuando dejo de tocar y los miro y los tíos siguen bailando como si nada hasta que empiezo otra vez…

Después del concierto tomamos algo con nuestros amigos y disfrutamos de la noche. Sin embargo tenemos casi tres horas de carretera y no tardamos en salir.

Cogemos una carretra nacional hacia el sur con un lamentable fallo, casi no llevamos gasolina y son las tres de la mañana. La carretera esta oscura como cueva turolense, vamos haciendo kilómetros y pasamos dos gasolineras, las dos cerradas. Vamos hablando y escuchando música intentando no darle mucha importancia, sin embargo poco a poco noto como un par de bultitos se van alojando en mi garganta… miro de reojo el medidor del depósito y no esta más abajo porque sino no vería ni la aguja. Olga también la mira con disimulo. Calculo que como no repostemos en 20 kilómetros nos vamos a quedar tirados in the middle of the night. Miro el teléfono, sin cobertura, madre de dios esto empieza a pintar fatal. Pasamos otra gasolina cerrada a cal y canto. Pienso que por lo menos no hace mucho frío y si tengo que parar a alguién tampoco me congelare aunque tampoco es que pase nadie.

Doblamos una curva y al fondo a la izquierda vemos otra gasolinera a oscuras, parece que decididamente nos vamos a quedar tirados, llegamos a la altura de la gasolinera y justo cuando ya ibamos a pasar de largo vemos un poste estrecho, feo y extraño con una luz verde. O es un alienígena raro o es… SI!, UN ESPENDEDROR AUTOMÁTICO!!. Paramos junto al surtidor y aliviado me acerco al extraño artefacto. La verdad es que tiene una pantalla que ni la de los antiguos amstrad, cuatro letras mal contadas. Pone EDI y E98, apreto Edi que deduzco a de ser o bien diesel o bien el protagonista de Meeting across the river…  me pide la cantidad y descanso ya del todo cuando empieza a echar carburante a nuestro agotado buga.

La busqueda de benzinería nos había dejado los nervios un poco pallá y el resto del viaje se hizo muy pesado pero al final sobre las seis de la mañana nos acostabamos. Antes de dormir nos reímos acordándonos de los dos tipos de Almacelles bailando como maquineros un ritmo country…

AlmacellesAlmacelles4

Almacelles2

Continue Reading

Sergio Gisbert en la Z

ZARAGOZANOS!!!, este sábado 27 de septiembre a las 00:00 tocare en la Sala Z. El día 11 de octubre haremos el tradicional concierto de fiestas con los Spirits, pero antes, este sábado hare un acústico. Presentare el disco de versiones de Bruce Springsteen Loose ends (que ya tendré a la venta) y tocare canciones propias más otras versiones de otros artistas del rock americano. El típico concierto que hago últimamente pero que curiosamente nunca he presentado en Zaragoza en este formato. Pues eso, nos vemos allí, hala pues!!!

Sala Z Sergio

Continue Reading

Una noche en Mura

No me gusta anular conciertos, me sabe fatal, sabes y oyes de gente que les hace ilusión ir y luego los defraudas suspendiéndolo. El concierto de Mura se iba a celebrar el 22 de agosto y ante la amenaza de lluvia (era al aire libre) no hubo más remedio que suspender. Realmente esa noche fue la tormenta del verano. Y decidimos entre Jordi Perich y yo que lo mejor sería dejarlo para el día 29. Se que algunos no pudieron venir al cambiar la fecha y lo siento, por contra también hubo gente que se alegro porque el 29 si podían venir.

La carretera a Mura es una de esas carreteras de montaña en las que cada kilómetro  parecen 20, curvas y curvas entre vegetación y montañas para como si de una novela de fantasía se tratase ir a para a un pueblo hundido entre montañas recién sacado de un cuento medieval. Decir que es un lugar precioso y con encanto es quedarse realmente corto, nunca había estado allí de noche y podeís creerme que durante el paseo que hicimos por las calles solitarias no me hubiera sorprendido toparme con algún barbudo armado con espada y cota de mallas o con un trasgo de mirada aviesa espiándonos tras alguna esquina (de hecho no tengo muy claro si lo vi o no…).

Cuando hace unos meses me propusieron el concierto me enseñaron una amplia terraza a la que se llegaba atravesando un anticuario (lugar en el que te puedes perder ante tanto recuerdo). El lugar prometía, al aire libre con unas vistas preciosas sobre el pueblo y el valle, sin embargo al verlo ya preparado y arreglado el gusto fue enorme, había quedado precioso y el escenario parecía tal cual un decorado de película. La prueba de sonido fue rápida y eficiente. Nos fuimos a cenar a Cal Carter y una vez más nos agasajaron con una comida estupenda. Después vino el paseo por el pueblo y  mi niña Judit, Olga y yo disfrutamos de ese silencio y esa tranquilidad que tienen los pueblos de montaña. Nos sentamos junto a los románicos muros de la iglesia y contamos anécdotas en voz baja entre los susurros del bosque de noche. Más tarde avisados por la campana de la torre subimos poco a poco para empezar.

Al llegar al recinto veo gente por todos lados, el llenazo es total y siento alivio y alegría, a pesar de trasladar la fecha la gente ha acudido, bieeenn. Empieza el concierto y la gente escucha con respeto, al rato ya hay algunos al fondo bailando y poco a poco la cosa se va animando hasta un final fiestero con la gente bailando entre las sillas y mesas. Fue una gran noche, divertida y con ese punto de placer que da tocar para caras conocidas y ver que disfrutan, gentes de todas las edades que me permitieron hacer un repertorio variado.

Quiero dar las gracias a toda la gente de Mura, a los que vinisteis de fuera y en especial a la gente de Cal Carter que nos trataron de maravilla. Gracias!!!

 

 

20140829_202031 IMG_1344 IMG-20140830-WA0008

 

 

Continue Reading